jueves, 8 de agosto de 2013


¿Marisco gallego o de importación? En su mano está.

Llegado agosto, el mes de mayor afluencia turística, en Galicia, todos los turistas se plantean la misma  pregunta: “¿Dónde se puede comer un buen marisco?”

El marisco es el producto estrella de las rías gallegas y, por lo tanto, uno de sus principales reclamos gastronómicos. Muchos son los turistas que quieren “pegarse una mariscada” en Galicia. Pero ¿dónde y a qué precio?

Habría que empezar por distinguir si el producto es de nuestras rías o no lo es. La diferencia está, obviamente, en la calidad y, en consecuencia, en el precio.  Son muy comunes las mariscadas por 25 euros en estas fechas veraniegas, pero quienes entienden, desconfiarían. La centolla será francesa o irlandesa; la nécora, francesa… y así también el lubrigante, las almejas, las cigalas, percebe marroquí… Porque hay algo que está claro: si el marisco de las rías va caro en la plaza, cuánto más en la mesa de un restaurante.

Por lo tanto, si lo que desean es probar la excelencia del marisco de Galicia y descubrir por qué es tan afamado deben estar seguros de que los productos que les sirven han sido capturados en aguas de Galicia. Cierto es que lo notarán en el bolsillo, pero lo agradecerán y valorarán sus paladares.

Lo que ocurre con ese tipo de mariscadas no es más que un claro ejemplo del creciente debate sobre el derecho del consumidor a conocer el verdadero origen de los alimentos y de la extendida práctica de vender un producto por otro.


Insisto en que en su visita a Galicia encontrará muchas pizarras anunciando mariscadas a bajo precio y a muchos turistas disfrutando de ellas. Ahora bien, sin menospreciar la calidad y las propiedades del producto de importación, en usted está la responsabilidad de valorar esta pregunta: ¿Deseo degustar auténtico marisco de las rías gallegas